PARA PENSAR.

En lo referente al amor debo hacer una pequeña alusión que esta inmersa en cada uno de nosotros y que mediante gestos aquilatados de cariño y bondad son concentrados en tan celebre día que gozamos con sonrisas coloradas, con despampanantes abrazos y gestos memoriales que pretenden constituirse como el reflejo fraterno del estado de nuestras almas que se relucen a plenitud para contagiar al medio de puro encanto.

En nuestras relaciones profesionales y laborales empeñamos seriedad y destreza laboral para perseguir un Norte mancomunado, pero existe un amor íntimo y secreto que se plasma en la realización de todos nuestros esfuerzos.

Las relaciones meramente privadas en compañía sentimental, en momentos de frecuentar dificultades y especiales recuerdos de amor intenso los cuales han hecho posible la unión amorosa, este día se erige como la concentración de amor que se emana en el diario convivir y se le pretende rendir un justo homenaje de amor para detallarlo en una ocasión especial en baño de rosas.

En la sociedad los seres nos preparamos para dar lo mejor de nosotros a deleite de amor hacia la sociedad que nos cobija y que para bien o mal se constituye en el fiel reflejo de nosotros mismos y estamos llamados siempre a tratar de mejorarla a la medida o más allá de la medida de nuestros mejores esfuerzos.

En el amor propiamente dicho no debe asimilarse meramente como una fiesta de formas representadas en pon pon y regalos para hacer uso gozoso de estos y sentirnos realizados en el día con simples objetos vacíos y sin alma (veámoslo como complemento y no como fin); los gestos constituyen en el verdadero sentido en la cual la lectura de intenciones nos demuestra la realidad afectiva que emanamos en cada acto propiamente realizado.

La amistad llámese como la relación reciproca entre dos o más de dos, en el cual media un depósito de confianza que nuestra alma proporciona al semejante que nos brinda su mejor disponibilidad hacia nosotros demostrando afecto y condescendencia con el fin de augurar los mejores designios de bienestar para nosotros y nuestro entorno.

No dudemos nunca en permanecer abierto a nuevas amistades y en demostrar mediante acciones desinteresadas la libre disposición de compartir lo mejor de nosotros hacia los demás con el simple propósito de cumplir con nosotros mismos las obligaciones morales y de valores que llevamos dentro.

Muchas Gracias
Fred Mazzini

Feliz Día de San Valentín.